Dentro de las reglas que manejan los fotógrafos para conseguir una buena composición en sus fotografías, una de las más extendidas es la regla de los tercios. Lo que indica esta regla es que hay que dividir imaginariamente la imagen en tres partes verticalmente y en tres partes horizontalmente. Nuestro centro de atención (aquello que sea lo más importante en nuestra fotografía) debe situarse en alguno de los cuatro puntos de intersección de esas líneas imaginarias. En estas imágenes a continuación podéis ver esos cuatro puntos de intersección donde debe colocarse nuestro punto de atención.

El centro de atención en esta foto es claramente la cara de Carlota, que ha sido situada convenientemente en la intersección superior derecha

Los pies de Carlota son claramente el centro de atención en este punto, y se han situado en el punto de intersección superior izquierdo.

Si nuestra imagen tuviera dos centros de atención, habría que colocar cada uno de ellos en un punto de intersección e intentar que sean dos puntos opuestos, formando una línea diagonal.

¿Y esto por qué es así? Porque la regla de los tercios es una simplificación de las proporciones de la sección áurea, cuyo uso ha sido extendido por todo tipo de artistas históricamente. Si la composición de una fotografía cumple la regla de los tercios el cerebro la percibe como algo armonioso y agradable de ver.

Una vez que comprendemos cómo funciona la regla de los tercios nos preguntamos: ¿y cómo podemos utilizarlo de forma efectiva en nuestras fotografías? Pues una vez más como todo en la vida es cuestión de práctica. Al final el ojo se entrena y es capaz de colocar a nuestro sujeto principal en alguno de los cuatro puntos de intersección sin que nos demos cuenta, de manera natural. Además, muchas de las cámaras que existen hoy en día en el mercado permiten visualizar a través del visor las líneas imaginarias de forma que podemos situar nuestro centro de atención en alguno de los cuatro puntos viéndolo a través del visor.

Pero, ¿qué ocurre si ya he tomado la foto y me ha fallado por completo la regla de los tercios? Pues eso ocurre muchas veces, sobre todo al principio, y especialmente fotografiando niños, a los que tienes que perseguir con cámara en mano y ser más veloz que el viento para pillarles en ese momento mágico. Pues en estos casos a veces también se puede arreglar gracias a la edición.

Hoy os traemos un ejemplo de cómo mejorar la composición de una foto utilizando la regla de los tercios. Mirad esta foto de Miguel. Es una foto genial, pillada en un momento en el que se está partiendo de risa y esa risa es contagiosa para todo el que ve la imagen.

Paso-1

Lo que le falta a esta foto para ser mucho más perfecta es una mejor composición. Si os fijáis en la siguiente foto, mostrando en Photoshop las guías para la regla de los tercios, Miguel no está situado en ninguna de las intersecciones, sino en el centro de la fotografía.

Paso-2

¿Cómo arreglarlo? Pues lo primero es recortar un poco la imagen y moverla a la derecha, de manera que situemos la carita de Miguel en la intersección superior derecha (así ya cumplimos la regla de los tercios: nuestro interés, que son los ojos de Miguel, están en uno de los cuatro puntos de intersección válidos). Para hacer esto hemos utilizado la herramienta de recortar de Photoshop (nota importante: al hacer el recorte hay que indicar a la herramienta que mantenga la proporción original, para que la foto siga manteniendo la proporción usual de una foto y no se cambie por proporciones extrañas que denotan que no somos muy expertos en fotografía).

Paso-4

Lo malo es que nuestra foto al desplazarse a la derecha ha perdido un trozo en el lado izquierdo, que era justo el borde de nuestra fotografía (la zona que veis con cuadradillos blancos y grises). Que no cunda el pánico, porque hay una forma muy fácil de solucionarlo: vamos a pedirle a Photoshop que «se invente» el trozo de foto que debería aparecer ahí basándose en otra parte de la foto (y lo sabe hacer muy bien, os lo aseguramos). Para ello seleccionamos ese lateral izquierdo de la foto que contiene el sofá y algo de pared, como veis a continuación.

Paso-5

Una vez hecha la selección, pulsamos en el menú en Editar -> Escala según contenido.

Paso-6

Una vez seleccionada la escala según contenido, tiramos del cuadradito izquierdo que aparece en nuestra selección hasta el final del lado izquierdo de la foto, hasta completar toda la zona con cuadradillos blancos y grises. ¡Y aquí está! Photoshop ha rellenado la fotografía con un trozo de sillón y de pared que no existían en la original, y lo ha hecho de manera tan perfecta que parece que la foto fuera tomada así.

Paso-7

Ahora sí que tenemos una foto que cumple perfectamente con la regla de los tercios, como podéis ver aquí.

Paso-8

¿A que ahora la sensación al ver la foto es mucho más agradable al ojo?

Paso-9

10 comentarios
  1. Fernanda
    Fernanda Dice:

    Yo sabía lo del encuadre , pero me negaba a utilizar photoshop , pues viendo esto me has enganchado , porque tengo fotos de mis hijos q me faltan espacios ,gracias por compartir.

    Responder
    • Sonia Gallo
      Sonia Gallo Dice:

      No siempre funciona igual de bien, depende mucho del fondo, de lo simétrico o asimétrico que sea y de la cantidad de espacio del que dispongas para que Photoshop pueda muestrear. Pero es rápido hacer la prueba, y muchísimas veces es asombroso el resultado. Yo lo aplico constantemente para las fotos de los amigurumis, (que suelen ser fondos neutros), y a veces quiero convertir la foto a cuadrada para subirla a Instagram pero o «me invento» lo que falta o tengo que cortar algo del muñeco. Con la escala según contenido del PS lo soluciono de manera genial casi siempre.

      Responder
  2. Silvia
    Silvia Dice:

    Hola chicas, he intentado hacer esto no me sale!! Doy a recortar pero no se me queda el fondo de cuadradillos como a vosotras.. por qué ? lo desplazo y me queda blanco y luego no me sale en edición habilitada la opción de escala según contenido… si me pudierais ayudar…
    Besote!!

    Responder
    • Sonia Gallo
      Sonia Gallo Dice:

      Hola!
      Lo primero que comentas de que ves el fondo blanco y en nuestro ejemplo se ve con cuadradillos es porque en tu caso la capa que hay en el fondo es blanca, y en nuestro caso es una capa transparente. Para este ejercicio eso no tiene ninguna importanci, (podría ser hasta de color verde fosfórico), porque la capa de abajo al final no se va a ver ya que va a quedar tapada por nuestra imagen cuando se estire el trocito de la imagen.
      Con respecto a que no te aparece la opción de escala según contenido, me sorprende. Las pantallas las he capturado en el mac que tengo instalada la versión CC de Photoshop, pero en el portátil de la oficina tengo instalada la versión CS5 (mucho más antigua), y juraría que aparece en el mismo sitio (en Edición) y que se llama igual; luego lo compruebo. De todas formas, ¿con qué versión de Photoshop lo has probado?

      Responder
  3. Silvia
    Silvia Dice:

    Muchas gracias Sonia, os iba a escribir ahora y el fallo era mío… (carita de vergüenza) que no estaba en la capa de la imagen (fondo).
    Es genial, mi fondo es de tela y lo interpreta tal cual!!!
    De nuevo muchas gracias, sois geniales, ah! y Felices Fiestas!!!

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Etiquetas: , , ,