No más “pataaata”

O lo que es lo mismo, no arruines una foto diciendo a tus hijos: “venid aquí, que vamos a hacer una foto”. Aquí se pueden producir distintas reacciones:

Si se trata de niños pequeños, directamente harán caso omiso a la petición. Si son más mayorcitos veremos cómo se convierten en discípulos directos de Jim Carrey y todo tipo de muecas y poses forzadas se esbozarán en sus caras en cuestión de centésimas de segundo. Y sobre todo las niñas, muchas veces posan a lo portada de Vogue, que ya quisiera yo por cierto, pero no es lo que buscamos en esta ocasión.

Aquí la madre de los trucos es estar preparado, la cámara lista, atento y rápido. Por supuesto disparar en ráfaga en estas situaciones nos va a ayudar mucho. Has de ser creativo para conseguir llevarlos a tu terreno sin que se den cuenta. No se trata de engañarlos, sino de ofrecerles algo que les divierta, que les llame la atención, que les produzca algún tipo de emoción y mientras tanto, pues oye, ya que estás ahí… click al canto.  Algo muy bueno también de hacerles fotos a menudo es que se habitúan a la presencia de la cámara sin perder naturalidad.

Os vamos a dar algunos de los trucos que nosotras utilizamos. Ya sabéis, no son infalibles y tendréis que probar los que se ajusten a la edad de vuestros peques y a cada situación, pero seguro que ¡alguno os funciona!

10 trucos para fotografiar hijos

1# 1,2,3 al escondite inglés

El escondite inglés funciona muy bien. Tu cuentas frente a la pared y ellos tienen que empezar bastante lejos de ti. Y empiezas: “¡1,2.3 al escondite inglés sin mover las manos ni los pies!” te giras y les haces fotos con cara de pillos. Les puedes hablar para provocarles, en plan ” te he pillado moviéndote” y te dirá, que no que no, “no me estarás engañando”… Como es un juego que se repite, tienes varias ocasiones y de todas las fotos seguro que hay alguna interesante y divertida.

Nota de Sonia → Estas fotos a continuación fueron conseguidas utilizando una variación del escondite inglés. Guille no quería posar (estaba en un modo protestón total). Así que el juego que le propuse fue que cerrara los ojos mientras que yo contaba hasta 5 y luego los tenía que abrir y venir corriendo hasta mi. ¡Le encantó el juego! Conseguí un montón de fotos tan graciosas como éstas donde está con los ojos cerrados:

Pero además, también hubo muchos momentos con los ojos abiertos y muerto de la risa por el juego. ¡Fue genial!

2# Ni se te ocurra…

Los niños (y los adultos) pueden ser encantadóramente puñeteros. Una prohibición, con un tonito de reto, suele ser irresistible. “Ni se te ocurra comerte ese trozo de chocolate ¿eh?”, “¡Prohibido reírse! Al que le pille riendo, se va a enterar”…

Nota de Carolina → Aquí le prohibí a Miguel que chupara la espátula llena de chocolate… se partía de risa y por supuesto, con cara de pillo por estar haciendo el mal.

21973230778_d51bff7e36_o

3# Contar secretos entre hermanos

Pide a uno de tus hijos, que le cuente un secreto al oído a su hermano (obviamente valen primos, padres, madres, abuelos)… ¡No quieras saber qué se cuentan! Seguramente algo escatológico irá incluido en ese mensaje secreto y la risa del receptor está prácticamente asegurada.

Nota de Sonia → Otra versión de este truco puede ser pedir al mayor de los dos niños que haga alguna tontería, y entonces las risas estarán garantizadas, porque el pequeño intentará imitarle.

Un-domingo-de-fotos002

4# Cosquillas

Vale, la situación es provocada, pero las carcajadas son 100% naturales. Cuidado, el resultado es una foto contagiosa, que dibuja una sonrisa en todo aquel que la ve.

Domingo-para-hacer-retratos-73

Decoración navideña

5# ¡Qué susto!

Pídeles que te den un susto. Un susto terrible. Puedes decirles que se escondan detrás de un árbol y que te asusten. Aquí también puedes utilizar la psicología inversa y “rogarles” que no te asusten…

22503035281_20ff993176_o

6# Saltos

Nos encanta congelar a nuestros pequeños en el aire y a ellos les encanta saltar. Está claro que las fotos en el aire son espectaculares, pero las caras de después también son muy divertidas. Se capta cómo realmente están disfrutando. Y a diferencia de otras cosas, no les suele importar repetir varias veces, así que tienes también varias oportunidades de tener alguna instantánea chula.

7# Conversa

El futbol, el baloncesto, la piscina, el baile, los amigos, el parque, un chiste, una broma… habla con ellos de algo que les apasione, les resulte divertido, les interese, les provoque… No te escondas tras la cámara desde el principio. Ten todos los ajustes de la cámara preparados y entonces inicia la conversación, cuando veas que está pensando en eso, con toda naturalidad empiezas a hacer fotos, al ratito te vuelves a asomar y preguntas algo que pienses pueda provocar su reacción y antes de terminar de preguntar, empiezas de nuevo a hacer fotos. Nosotras usamos este recurso todo el tiempo.

Nota de Carolina → En esta foto estaba hablando con Miguel de robots y le dije: “¿Cómo pondrías cara de robot?” y aproveché el momento en que la pensaba para hacer la foto. Él está completamente ajeno a la cámara y eso que estoy muy cerca.

24089775179_c9cb7d0b04_o

8# Complicidad

Por ejemplo, dile algo como “Necesito hacer fotos a unas hojas volando ¿Crees que me podrías ayudar con esto?. Coges un montón de hojas y las tiras al aire ¿vale?”. Enséñale las fotos que estás haciendo. De alguna manera se trata de involucrarle para que participe desde dentro.

Si tienes dos niños de distintas edades, pide al mayor que te ayude con una misión. Sentar a su hermanito encima (con cuidado :)) y hacerle monerías para que se ría. O pedirle que te muestre un objeto para hacerle una foto.

23122828975_cd73b11edd_k

9# Chuches, trato (chantaje)…

Si, si, suena algo mal, pero funciona. Hay ocasiones en las que no hay mucho tiempo para hacer una foto, tienes una foto super chula, pero los modelos no se muestran colaboradores… Haz que se ganen una chuche haciendo algo que les pides. No abuses del recurso, pero tampoco lo descartes, jejeje (risa malvada).

LAN_0365

10# Bebés

Si son muy chiquitines, puedes probar a soplar muy suavemente la carita, las pequeñas cosquillas del chorrito de aire, pueden hacer sonreír a tu retoñito. Otro turquito es hacerles un amoroso pellizquín en una de las comisuras de los labios y con suerte sonreirá, aunque un poco por reflejo. Y como no, el susurro cantarín de su madre al oído, puede hacerle sonreír también.

Si son un poquitín más grandes, busca un ayudante que se ponga a tu lado moviendo un muñequito de colores que haga ruido, o algún juguete que le guste especialmente. Hará gestos y muequitas que te encantarán y tu aprovechas mientras tanto para capturar las monerías <3 Cuéntanos si pones en práctica alguno de los trucos que te damos y nos encantará que nos cuentes alguno más que te funcione bien.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Etiquetas: , ,