Un regalo inolvidable para papá
En poquísimos días se celebra el día del padre, y nuestros mochuelos entregarán orgullosos sus regalitos a sus papás. ¿Los tenéis todo listo y preparado? Si es así, pues fenomenal. Pero si no, os traemos una idea muy fácil y resultona para que a papá se le caiga la baba: un cubo de Rubik personalizado con fotos de su pequeño (o pequeños).

¿Estáis listos? Pues tomad nota:

Material necesario:

    • Un cubo de Rubik. Fácil de conseguir y en los bazares chinos muy baratos. Los hay de distintos formatos, con caras de 3 filas, 4 filas e incluso de 2 filas para los más pequeños. La verdad es que da igual, podéis coger el que más os guste porque la idea se adapta fácilmente a cualquier formato.
    • Fotos impresas en un tamaño determinado (facilita la labor tener un impresora en casa pero no es imprescindible)
    • Una regla
    • Tijeras (o un cutter o cizalla)
    • Pegamento (mejor alguno especial para papel, como la silicona líquida)

¿Ya tenéis todo? ¡Pues empezamos!

Un regalo inolvidable para papá

Paso 1. Preparamos las fotos

Necesitamos 6 fotos, una por cada cara del cubo. Es necesario recortarlas para que queden cuadradas, y es preferible que se aprecie bien la cara de los niños para que el resultado sea más bonito.

Medimos con la regla el ancho de cada uno de los cuadraditos. El cubo de nuestro ejemplo tiene un tamaño de 2,5 cm por cada uno de los cuadrados. Y como tiene 3 filas y tres columnas, 2,5×3 es 7,5 centímetros. Eso significa que con un editor, además de recortar la foto cuadrada, tenemos que hacer que su alto y su ancho sea de 7,5 cm. Podéis hacerlo con Photoshop, Picmonkey o cualquier otro editor.

Un consejo aquí es dejar un milímetro de más en cada cuadrado para que cubra bien cada una de las celdas y no se vea el color de fondo del cubo de Rubik. Así que en nuestro ejemplo dejaríamos un alto y un ancho de 7,8 cm en cada una de las fotos.

Paso 2. Imprimimos y recortamos

Imprimimos las fotos (si es en casa mejor porque podemos hacer más pruebas, pero no es imprescindible, podemos llevarlas a imprimir a algún sitio). Y las recortamos. Lo ideal es hacerlo con una cizalla o cutter para que sea lo más perfecto posible, pero si no se puede tampoco pasa gran cosa. Como se verán las líneas negras de separación entre celdas, la sensación al ojo es de que todas están rectas y no se notan mucho las imperfecciones.

Con un lápiz y la regla marcamos por detrás cada una de las filas y columnas de las fotos y recortamos todas las celdas.

Un regalo inolvidable para papá

Paso 3. Pegamos

Y ya sólo falta tener un poco de paciencia e ir pegando una a una todas las celdas de las fotos en cada una de las celdas del cubo. Cada foto en una cara y componiendo juntas la  imagen final. Nosotros hemos usado cinta de pegar de dos caras y silicona líquida (lo cierto es que ha quedado que no hay quién lo despegue). Pero se puede usar cualquier pegamento que pegue bien papel.

Un regalo inolvidable para papá

Y ya está. ¿A que es muy fácil? Los niños pueden colaborar recortando y armando el puzzle de la foto. Estarán encantados de verse en el cubo, y el papá puede presumir de niños en la oficina colocando el cubo bien visible.

Esperamos que os haya gustado la idea y os sea útil. Si alguien la pone en práctica que nos cuente que tal le ha ido!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *